sábado, 31 de diciembre de 2016

XXXIV San Silvestre Vitoria-Gasteiz

XXXIV San Silvestre Vitoria-Gasteiz (crónica - kronika)
Vitoria-Gasteiz (31/12/2016)

Aquí estamos, y esta vez sí que sí, en la última carrera del año o, más bien, en la última vez que corro en este año, porque carrera lo que se dice carrera, solo lo es para unos pocos. Esta es una carrera de verdad popular, apta para todo el público y a la que de hecho, se apunta todo el público, pudiéndote encontrar gente de todas las edades, disfrazados en muchos casos, corriendo, andando, de charleta... un pupurrí de los buenos para el fin de año.

Este es un evento que no me suelo perder, pero este año estábamos muy dejados en la cuadrilla y excepto el Rino, que comentó algo con unas semanas de antelación pero al que nadie hizo caso :-D nadie más concretó nada. Un par de días antes, para más inri, el propio Rino dijo que el no la iba a hacer por no se que escusa puso de una gripe :-P así que nos encontramos el día 30 con Josean, Santos e Hidal preguntando quién más la iba a hacer. Pues yo también me apunto, aunque en principio sin dorsal... algo bastante habitual para muchos corredores. Y es que el dorsal para esta carrera son 3€, solidarios, una parte para una ONG y otra para pagar la cena a los que seguramente sean los vencedores en categoría pro, Ivan Fernández y Eleno Loyo, y no te dan más que eso, el dorsal, que es además genérico y sin número, es decir una cartulina igual para todos. Además, a estas alturas, la única forma de conseguir un dorsal es ir a recogerlo a las taquillas del Iradier Arena, que no me pilla muy a mano... peeero, unos recados de última hora la mañana misma de la San Silvestre me llevan al centro y me animo a acercarme al Iradier a comprar dos dorsales, uno para mí y otro para el Hidal, que también había comentado que iba a hacerla de ilegal.

Pues ya con el dorsal y el disfraz de conejo rosa que tengo esperándome en casa y con el que tengo pensado correr, estaría todo listo para hacer unos kilómetros por la tarde, en concreto 6'5, el mismo recorrido del año pasado.

Tic tac tic tac... y ya son las 6 menos diez de la tarde. ¿Las 6 menos diez? Ehhh, parece que se me ha alargado más de la cuenta la siesta... He quedado con el resto de la gente a las 6 en el bar La Senda, frente a la Cool, y aún estoy en casa y sin cambiarme... El disfraz lo tengo preparado porque lo tuve que coger del camarote de mis aitas, pero el resto de ropa, mallas y camiseta térmicas, toca buscarla, y es que hace nada he tenido mudanza y tengo todo repartido entre armarios y cajas por igual... Así que a buscar la ropa de correr, cambiarse y a toda leche para el punto de quedada. He sido rápido y para las 6 ya estoy saliendo del portal. Carrerita para calentar y en menos de 10 minutos estoy frente al bar La Senda, bar que, sorprendentemente, ¡¡está cerrado!! (joder, si podían haber hecho una caja de la leche, que poco visión...). Con las prisas, encima, no he cogido ni mirado el móvil... así que aquí estoy, frente a la Cool, con la fresca, todo solo y vestido de conejito rosa :-S 

Decido esperar ahí ya que es el sitio donde hemos quedado todos los años anteriores y veo pasar, además de a tropecientos corredores más, a Emilio del Koldo Team y mi cuñado Ion que va con el Chaval y Jon también camino de la salida. Yo sigo esperando, hasta que son ya las 18:30 y nada, la carrera con más gente de Gasteiz parece que este año me va a tocar hacerla solo. Decido ir ya hacia la salida y ver si adelantando posiciones me los encuentro y, si no los encuentro, pues que coño, me la pienso hacer todo chuscado, a desfogarme tras estos 20 minutos de fría espera.

La salida ya se ha dado, pero la recta de Corazonistas está petada no, lo siguiente, por lo que la gente está parada mientras va arrancando la gente por delante. Yo voy por un lateral, siguiendo a un escocés que como yo va adelantando posiciones. Veo de nuevo a Ion y su grupo, al que le comento que voy para adelante a ver si por fin encuentro a mis colegas y, poco después, me veo ya trotando en medio de la marabunta de gente. Con esto finaliza el momento "buscar amigos" y empieza el de arrancar la moto. Miro el reloj para coger referencia y... ah, muy bien, "localizando satélites", lleva más de 20 minutos y no ha sido capaz de encontrarlos... hoy me sale todo redondo :-S Pues sin GPS, haya que voy a la carrera.

Todo corredor es bienvenido a la San Silvestre (fot. El Correo)
El escocés sigue por delante y a la vista, zigzageando entre corredores y público, por calzada y acera a partes iguales, así que lo cojo como referencia para ir encontrando huecos, que ahora al principio es complicado. Estos primeros metros se traducen en eso, arrancadas para adelantar, parones para encontrar hueco, y así sucesivamente. Las calles de Corazonistas, Rosalía de Castro, Portal de Castilla (donde por fin coge satélites mi GPS...) y hasta Manuel Iradier es un continuo zigzaguear adelantando gente. Es decir, hasta más o menos el kilómetro 3 coger un ritmo fijo ha sido tarea imposible. Aún así, he ido a toda leche, entre sprints y paradiñas los ritmos deben haber sido (digo deben porque andaba sin GPS) de a 4' el kilómetro, nada mal para una San Silvestre saliendo desde atrás :-D

El siguiente kilómetro por Manuel Iradier sigo a ritmo rápido, pero ya en Pio XII bajo un poco la marcha, que me estoy pegando una sudada de las buenas. Llevo puesto una térmica, camiseta y el disfraz de conejo, bien abrigado para ir de paseo, pero no para correr... Lo que resta de trayecto lo hago chocando pala con los niños que sacan la mano (como por ejemplo a las hijas de Iñaki, un compañero del curro jaja) y disfrutando de la carrera, que hoy no he venido a sufrir :-D Cuando llego a meta aún quedan un par de minutos para las 7 de la tarde, así que me quedó ahí a ver si veo llegar a los colegas, que supongo los he adelantado durante la carrera, pero duro poco, porque entre la sudada y el frío que hace me estoy quedando pajarito. Ahora toca ronda de bares. El lugar de quedada con la gente que no ha corrido no estoy seguro si era la Ferre o GasteizBi (día bien planificado jaja), así que voy a mirar primero a la Ferre, donde me encuentro con las amigas de Junkal, que no así a los míos. De ahí al GasteizBi, donde tampoco están, muy probablemente porque han quedado más tarde... pero me encuentro otra vez al cuñado, que va en busca de mi hermana y su cuadrilla, así que me uno a ellos, que nada mejor que una cañita en familia antes de la comilona de Nochevieja.

Y así acaba para mí este 2016 donde cumplí mi gran reto de acabar la Ehunmilak y puse la guinda de La Media de Vitoria, guinda nada esperada y que me supo a gloria. Por cierto, que mis amigos por un lado en efecto fueron a otro bar tras encontrar La Senda cerrada y por otro llegaron a la Ferre pero un rato después que yo :-D Ah, y el dorsal de Hidal... pues lo llevé en un bolsillo del disfraz hasta que, en algún momento, se debió caer, un buen final para esta accidentada carrera :-S Por cierto, que los ganadores, lo esperado, Ivan Fernandez y Elena Loyo.

Ahora sí, ¡¡hasta el año que viene!! Que se prevé más tranquilo que este 2016, en cuanto a carreras al menos, porque en tranquilidad general no se que opinarán Alize y Eider... :-)

+ Web de la prueba
+ Fotos de El Correo (1 | 2)

No hay comentarios:

Publicar un comentario