sábado, 1 de octubre de 2016

V Gorbeia Suzien

V Gorbeia Suzien (kronika/crónica)
Ceánuri/Zeanuri (01/10/2016)

Aquí estamos de nuevo con el primer plato fuerte de la temporada 2016-2017: la Gorbeia Suzien. Tras la EhunMilak y ya con el verano encima, apenas he competido, pero si he intentado entrenar más o menos asiduamente, lo que el tiempo y las ganas me han permitido jeje Con esto quiero decir que espero venir mejor preparado que el año pasado, cosa que creo he conseguido, aunque no era un reto muy difícil jaja

Así que vamos ahora con la presentación de la carrera, en la que tampoco me voy a detener mucho porque el recorrido no ha cambiado respecto al año pasado y ya hice en su momento un "análisis" más detallado :-D Aquí va el resumen: subir el Zanburu-Lekanda, que van seguiditos como si fuese uno, y sin llegar a la cima del Lekanda, que debe ser de mucha roca, empinada y algo peligrosa (no la he subido nunca). De ahí, con unos kilómetros de subi-baja y cresterío, se va hacia la zona de Zastegi desde donde se sube al Gorbeia, techo de la prueba y que por este lado tiene sus buenas rampas. Desde la cruz se baja dirección este para, dando un rodeo a la cresta del Gorbea, afrontar la dura subida al Aldamin, la última parte seguramnte a cuatro patas :-P y desde donde ya solo quedarán unos 13 kilómetros de bajada. Esta bajada es al principio muy pronunciada y conviene ir con precaución, luego más tendida y corrible, sin olvidarnos de San Juan, un repecho de casi un kilómetro a 3'5 de meta que, según lleves las piernas, a esas alturas de la carrera puede ser gracioso :-D En total, y aunque en algunos sitios veáis 31, son 32 kilómetros ;-) y, eso sí, 2.400 metros de desnivel positivo, ahí es nada. Todo ello atravesando el parque natural del Gorbeia, que ya que hay que meter unas cuantas horas (unos más que otros), al menos que sean viendo unos bonitos paisajes jeje

Recorrido y puntos de interes
Hechas las presentaciones, estamos ya a sábado 1 de octubre, día de la carrera. Si, este año se corre en sábado, algo en lo que he caído apenas unos días antes, y es que como este tipo de carreras siempre se hacen los domingos, yo ya tenía en mente que el 1 de octubre era domingo... y bueno, que menos mal que acostumbro a comprobar la fecha y hora dos o tres días antes de la carrera (qué previsor soy jaja). Confío en que Andoni, que también la corre este año, me hubiese avisado :-D

El tema es que son las 6 y media y ahí estoy yo levantándome de la cama para hacer un mini desayuno y hacer la revisión de última hora del material que voy a llevar a la carrera, que va a ser básicamente las zapas y calcetines, como no :-D , mallas y camiseta típicas, manguitos y pantorrillera por si refresca, gorra, buff, bastones y mochila con manta térmica y chubasquero, siendo esto último obligatorio (la manta también según se de la climatología). Meto también un par de geles y barritas, pero porque me gusta correr lastrado, lo de comérmelas ya es otra historia... ¡por si acaso! Y luego, pues para ducharme y cambiarme, lo típico. Para las 7 estoy saliendo de casa rumbo a Zeanuri.

Como el año pasado, coincide que este mismo día celebra Ane su cumpleaños, así que voy solo en el coche para poder salir escopetado de Zeanuri según acabe la carrera, rumbo a Murgia. Este año, sin embargo, el trayecto en coche es mucho más tranquilo, ya que el año pasado me acuerdo que hubo una niebla que las pase canutas para salir de Vitoria... La contrapartida es que llueve a ratos y, junto con la que ha caído durante toda la noche y que también daban en Zeanuri, hacen que el chocolate esté asegurado. Toca atarse bien las zapatillas...

Ya en Zeanuri aparco más o menos donde el año pasado, en un lateral de la carretera a la entrada de Zeanuri donde hay organizadores dando indicaciones. Mientras envío un mensaje a Andoni para decirle que ya estoy por ahí, marcho al polideportivo donde reparten el dorsal y bolsa de corredor. Ya hay bien de gente, ¡como madruga la peña! Con la bolsa viene una botella de sidra y, como el año pasado, un pedazo de cortavientos Termua que está valorado en 139€. Ya dije el año pasado que la inscripción era carilla, 55€ para mí que estoy federado y tengo chip propio, pero vamos, que el precio está más que justificado. Del polideportivo voy al bar de al lado a tomarme un café mientras hago tiempo y luego ya al coche a cambiarme. Andoni ya anda por ahí, pero no coincidimos, si eso ya en la salida. Me encuentro sin embargo con más de un conocido y, casualidades de la vida, a Carlos, que conocí el año pasado en esta misma carrera y con el que no había vuelto a coincidir.

Tras cambiarme en el coche y preparar la mochila que voy a llevar a consigna, ya se me han hecho las 8:40, así que tiro para la salida, cruzándome de camino a bien de corredores ya calentando... yo soy más de calentar en carrera jeje, ahora voy zampando una barrita recomendación de Andoni de la marca 226 y que pone es pre-carrera, cosa que entiendo, porque me tengo que comer esto mientras voy corriendo y acabo asfixiado con la barrita en la garganta :-D Ya con la mochila en la consigna y con agua en los botellines, voy hacia la salida y veo que hay una especie de cola con varios corredores. Reconozco a Javi Dominguez, que se que hace la carrera de 32 km (hay otra popular más corta), así que me pongo al final de dicha cola. La cola la están haciendo a una especie de mini-túnel que, como me extraña, compruebo no es un baño, recinto muy solicitado a estas alturas de carrera y donde se suelen formar colas. En esas que uno de los organizadores me debe ver cara de perdido porque me dice que tengo que ir a mi cajón que va a ser ya la salida y que no voy a llegar, indicándome para donde ir. Ehhh, pues vale, para allí que voy y, ¡qué ven mis ojos!, ahora si una salida al uso, de las que estoy acostumbrado a ver, por cierto que justo donde estaba el año pasado jaja Así que cojo sitio al final de mi cajón, delante del cajón de la carrera popular, mientras oigo como anuncian a los favoritos de la carrera que, ¿sabéis por donde salen?, por el mini-túnel donde estaba la cola de antes :-D Entre pitos y flautas no me ha dado tiempo de encontrar a Andoni y eso, que me toca salir al final del todo, aunque bueno, eso es lo de menos porque tampoco tenía intención de adelantarme mucho más, así que... manos a la obra que ya dan la salida.

Desde Zeanuri el terreno ya pica para arriba. Al principio hay kilómetro y medio de asfalto que sirve para que el grupeto se estire y cada uno coja su sitio de cara a entrar en los senderos que nos esperan por delante. Ahora al principio no me quiero calentar mucho, así que voy a mi ritmillo que aún así me sirve para adelantar a más de uno. Tras un pequeño atasco para entrar en el sendero, toca colocarse en una fila de a dos que permite adelantar y ser adelantado sin mayores dificultades. Aquí hace ya su aparición el barro, aunque algún exquisito aún puede intentar mantener las zapatillas limpias. Hasta ahora el terreno ha picado siempre hacia arriba, pero sin excesiva dureza. Sin embargo, en el kilómetro 3 y poco, tras un avituallamiento líquido, empiezan las primeras rampas serias... a andar se ha dicho. Aquí ya el barro empieza a dificultar el avance. Yo con los palos no voy ni tan mal, pero el terreno ya es propicio a los resbalones y hace que tengas que ir mirando donde pisar. Y con el barro también toca coger el autobús, y es que se han complicado los adelantamientos y salirse de la trazada conlleva algunos riesgos que a mi al menos no me merecen la pena, aunque siempre hay alguno que arriesga (también hay que decir que viene gente por detrás de la popular que quiere exprimirse más). Sigue habiendo dos trazadas en la mayoría de los tramos, así que yo intento coger el "rápido" y al menos no tener que parar.

En estas que llegamos a un camino entre vallas que ya recordaba del año pasado. Es propenso al barro y tiene unas roderas de aúpa el Erandio, lo que hace que algunos tramos haya que hacerlos de uno en uno, poco a poco, y con buena letra. Ya el año pasado, en una zona que había que cruzar saltando de tronco en tronco, se formó un atasco de varios minutos, este año sin embargo el atasco empieza casi desde el principio del tramo y hasta el final. A parte de la zona de troncos, hay sitios con socabones de meter la pierna hasta la rodilla y que hay que cruzar tomando sus precauciones, y es que esta todo más que pisoteado y los resbalones están a la orden del día. Hay corredores que van en plan spiderman por las vallas, otros deciden meter la zanca directamente arriesgando dejar una zapatilla como fósil para el futuro, algún valiente arriesga de salto en salto como si no hubiese un mañana y otros, como yo, vamos apuntalando bien los bastones y pisando donde vemos no va a cubrir más de una zapatilla de fondo :-D Todo un espectáculo que dura ni se cuantos eternos minutos, desde luego bastantes más que el año pasado...

Finalmente salimos del atolladero a una zona de camino más ancho y, sobre todo, con algo menos de barro, aunque sigue habiendo alguna zona de las de colorear la zapatilla en tonalidades marrones hasta la altura del tobillo. Aquí ya, tras esos minutos de contención, los corredores salimos desfogados, aunque no tardamos en enfriar los ánimos con unos buenos repechos que nos llevan a la cima del Zanburu. Tras el Zanburu apenas hay un descansillo para empezar de nuevo a subir en la aproximación al Lekanda, que es por terrenos bastante despejados pudiendo ir, ahora sí, cada uno a su ritmo. Por aquí hace aparición la niebla, no muy densa, y también empieza a hacer algo más de frío, nada que no se pueda solucionar subiendo los manguitos :-D Y es que el tiempo, que hasta ahora no he dicho nada, ha respetado bastante, nada de lluvia y buena temperatura para correr.

Rumbo al Gorbea (fot. Ezaballa Goes)
La subida al Lekanda, que no se sube hasta la cima, la hago metido en una hilera de corredores. Aquí ya se ha formado una buena hilera de corredores. No es continua, ya que hay sus buenos huecos entre algunos, pero aunque sea en la distancia de unos metros, vas siempre con la referencia de algún otro corredor/andador. Yo intento ir a mi ritmo, aunque en la parte media de la subida me agarro al ritmo de otro corredor que me sube unos cuantos metros. Lo bueno de haber salido tan atrás es que no te suele adelantar mucha gente :-P y eso al final sube la moral, porque soy yo el que de vez en cuando adelante a alguien jeje Así, la última parte me voy solo, haciendo el repecho final, el bordeo de la cima del Lekanda, por senderillo en plan desfiladero y con bien de niebla para darle más emoción, y un tramo de bajada hasta el avituallamiento a buen ritmo y adelantando gente.

Este es el primer avituallamiento gordo de la carrera y aprovecho a beber y comer algo de fruta. Este año con la niebla está complicado lo de disfrutar de los paisajes, así que tras reponer fuerzas toca ponerse manos a la obra. Estoy pasado el kilómetro 8'5 y ahora toca un tramo de unos 3 kilómetros y medio de subi-bajas con cresterío. Aquí hacen su aparición varios tramos peligrosos que la organización tiene perfectamente señalizados, incluso con voluntarios avisando, y que este año, a diferencia del año pasado que hizo un día soleado y el terreno estaba mayormente seco, si que lo son. Piedra mojada y barro no son buena combinación y toca tomar precauciones. También hay varios tramos de hierba y pendiente que, aunque no están marcados como peligrosos, también conviene tomárselos con cierta calma para no embalarse y hacer el tobogán. Yo este año libro (¡gracias bastones!), pero veo a más de uno echar culo a tierra. Esta parte la hago casi completamente pegado a un grupo de tres compañeros, aunque las subidas se las toman cada uno por su cuenta y así, cuando empiezan las rampas del Gorbea propiamente dichas, yo me quedo solo a mi ritmo.

La subida por esta parte del Gorbeia ya comenté el año pasado que me sorprendió por su dureza, en comparación a la subida por la parte alavesa quiero decir, no os vayáis a pensar que esto es una locura de desnivel. Son unos 2 kilómetros con una parte final por campa y con la cruz de fondo muy chula de subir. Hoy sin embargo lo de la cruz de fondo como que nos lo tenemos que creer, porque la niebla ha hecho de nuevo acto de presencia y no se ve más allá de unos metros. Como he dicho antes, en esta subida voy solo, excepto la parte final que la hago detrás de otro corredor al que he dado alcance pero que a ratos me saca unos metros. Como siempre, en la cima del Gorbea hay gente animando, sin duda es la cima de Euskadi más concurrida :-D

Poco después de la cruz, ya empezando la bajada, hay un avituallamiento líquido donde aprovecho a beber algo de coca-cola y ale, a tirar para abajo, que he visto que el corredor con el que llegué a la cima ha salido ya y, con la niebla que hay, prefiero ir acompañado, así que salgo a darle alcance. Con este corredor hago la primera parte de la bajada, hasta que llegado un tramo de bajada complicada y, visto que ya no hay niebla ni peligro de perderse, prefiero tomármelo con más calma y se me escapa unos cuantos metros, aunque le sigo viendo en la distancia dando alcance a un grupo bastante numeroso que había más adelante.
Tras el primer tramo de bajada entre praderas y piedras, toca ir por sendero entre arbustos y bosque. A ratos doy alcance al grupo de delante y a ratos me cogen unos metros. La verdad es que estoy yendo bastante justo y no soy capaz de mantener el ritmo, así que cuando llegamos al avituallamiento antes del Aldamin, me lo tomo con calma para comer, beber e incluso tomarme un gel. Con lo que viene ahora hay que tomar precauciones no me vaya a entrar un pajarón :-P

Así que nada, cuando ya creo que he recuperado, salgo solito rumbo al Aldamin. El camino enseguida empieza a picar para arriba y las rampas duras no tardan en llegar. La subida la hago yo creo que bastante bien, tipi-tapa sin parar en ningún momento y alcanzando incluso a algún corredor. El cono final, en el que hay que echar mano a piedras para trepar, lo hago detrás de dos corredores jóvenes que van un poco atascados en la subida, pero como yo ahí ya no voy sobrado, ahí con ellos que me quedo. Y pasito a pasito llegamos a la cima del monte que da nombre a la chaqueta que nos han dado este año con la bolsa de corredor. Ahora toca un primer tramo de bajada complicada con mucha piedra. Aquí uno de los chavales toma la directa mientras el otro se lo toma con más calma, yo por mi parte, voy a un ritmo intermedio, preocupándome sobre todo de apoyar bien los bastones y los pies, que una caída ahí no debe ser nada agradable jeje

Poco a poco la piedra va desapareciendo y el camino se va haciendo más corrible hasta llegar a un avituallamiento líquido a partir del cuál el camino se convierte en sendero de barro con bien de ramas a los lados, hay una incluso que me quita la gorra :-D pero ningún incidente más hasta el siguiente avituallamiento de la txabola de Julian, donde hay para comer y demás quehaceres. Aquí me vuelvo a encontrar con Carlos, que va con otro compañero con el que aprovecha a sacarse unas fotos, y detrás de los cuales salgo del avituallamiento casi a la vez. Desde la txabola a meta quedan unos 10 kilómetros principalmente de bajada y, según recuerdo del año pasado, son bastante corribles, así que intento no perder el buen ritmo que están poniendo.

A ratos con el gancho, a ratos con mejores sensaciones, hago todo este tramo de bajada con Carlos. En la crónica del año pasado puse al pasar por aquí: "larga bajada, de 8 o 9 kilómetros, que si tienes piernas puedes hacer a toda leche (apenas hay alguna zona con bastante barro)". La distancia y pendiente este año no ha cambiado, sin embargo tengo que cambiar lo de "apenas hay alguna zona con bastante barro" por "apenas hay alguna zona en la que no pises barro". La Gorbeia Suzien ha conseguido este año entrar en mi top de carreras chocolateadas. El avance es un continuo resbalón tras resbalón intentando mantener el equilibrio. Aún así el ritmo ha sido bueno y, si no hubiese habido tanto barro, me quedo con la sensación de haber podido ir muy rápido.

A poco más de 4 kilómetros a meta llega el último avituallamiento que anuncia que la última tachuela de la jornada esta cerca. Desde el avituallamiento y tras un par de subi-bajas llegamos a las primeras rampas duras del San Juan. Son apenas 700 metros pero tienen sus buenas rampas que te hacen tirar de bastón, riñón y todo lo que tengas a mano, andando claro. La subida es por sendero de fila de a uno y, llega un momento en el que Carlos y su compi adelantan a un par de corredores detrás de los cuales yo me quedo, perdiéndoles así el rebufo. Y es que como la subida no se me esta haciendo fácil prefiero quedarme detrás y no gastar fuerzas en adelantamientos por fuera de la pista :-D

Y a partir de ahí, ahora si, todo bajada, ¡y con apenas barro! Adelanto a los corredores con los que he hecho la subida y me lanzo a mi ritmo. No voy mal, pero cuando veo que otro corredor me sobrepasa me pongo detrás de él. Este corredor me lleva de lujo, porque vamos pasando corredores, llevándome incluso a la altura de Carlos al que animo a ver si pilla la comba. Al final llego en solitario con este mismo corredor al último kilómetro que es ya por asfalto y donde nos permitimos el lujo de ir hablando y saboreando la entrada a meta, entrada que hacemos junto a otro corredor que alcanzamos justo cruzando el arco de meta y, este año si, con bastante gente animando :-)

Este año si quedaba alguien para sacar foto
en la meta :-D (fot. Ezaballa Goes)
Al final me ha costado 5h29'30" acabar la carrera, bastante mejor que lo que hice el año pasado y, si no hubiese sido por el atasco del principio, evitable en gran parte si hubiese salido más adelante (o hubiese ido más rápido al principio jeje), y el barro, prácticamente inexistente el año pasado, seguro habría bajado bastante más ese tiempo (de entrenar más no digo nada jaja). Vosotros creéis lo mismo, ¿a que sí? :-D Así que nada, contento con el resultado y tras felicitarme por acabar la carrera con el corredor que he hecho los últimos kilómetros, toca dirigirse al avituallamiento. Aprovecho a beber y picar algo de comer, además de felicitar a Carlos que ha llegado justo detrás y ale, a ducharse y cambiarse que hay prisa para ir al cumple de Ane.
De camino a las duchas, con el olor de la comida que ha preparado la organización, que huele que alimenta... intento buscar a Andoni, pero nada, no le veo. Luego me contaría que acabó la carrera en 4h14'37", tiempazo y eso que tuvo caída en la bajada final. Esta fino Andoni, en todos los sentidos jeje

Antes de la ducha aprovecho a limpiar las zapas en unas mangueras que ha puesto la organización, y menos mal, porque buena falta le hacen, no me quería ni imaginar lo que iba a ser limpiar eso en casa... Y ale, a despelotarse en la plaza, que este año también toca duchas al aire libre :-D La verdad es que, entre que hay bastantes duchas, sitio de sobra en la plaza para cambiarse y que el agua sale fría y la gente se ducha rápido... ¡apenas hay que esperar! :-D Buen sistema, pero habrá que rezar para que no llueva en futuras ediciones jeje

Y nada, con el trabajo hecho, me despido de Zeanuri y esta pedazo de carrera que tienen aquí montada y pongo rumbo a Murgia ;-)

Resultados (sobre 32 km):
1º Luis Alberto Hernando Alzaga: 3:00:21 (5:38/km)
2º Hassan Ait Chaou: 3:02:03 (5:41/km)
3º Aritz Egea Caceres: 3:07:06 (5:50/km)
1ª Andrea Gil Fernandez: 3:48:54 (7:09/km)
2ª Maria Zorroza Iriondo: 3:58:10 (7:26/km)
3ª Aitziber Ibarbia Beloki: 4:02:51 (07:35/km)

Resultados personales:
- Tiempo oficial: 5:29:30 (10:17/km)
- Tiempo real: 5:28:55 (10:16/km)
- Diferencia primero: 2:29:09
- Posición general: 336/438 (34 ret./des.)
- Posición masculino: 316/410

Clasificación

Las conclusiones, en cuanto a mi participación, ya las he sacado más o menos antes. He hecho un tiempo discreto y, yo creo, aún mejorable, sobre todo si me encontrase con una edición sin tanto barro, como por ejemplo... ¡la del año pasado! Pero lo dicho, he acabado contento.

Respecto a la carrera en sí, tampoco tengo mucho más que decir. Es de las carreras mejor preparadas que he conocido, y es que tienen incluso servicio de guardería para los corredores. Recorrido precioso por el parque natural del Gorbea, muy bien marcado y con buen número de avituallamientos, multitud de voluntarios, mucho público y todo un pueblo volcado con ella. Mención a parte el pedazo de nivel que tiene, y es que junto a corredores populares como yo :-P y aunque solo los vea en la salida y, si acaso, en la meta, este año han salido galgos como Luis Alberto Hernando, Aritz Egea, Imanol Goñi, Javi Dominguez, Marc Pinsach o Tòfol Casanyer. Y todo esto, junto con la pedazo de bolsa de corredor, creo que justifica de sobra el precio, que puede parecer algo elevado. Pero no hace falta que diga esto, porque creo que la gente lo sabe de sobra, no hay más que ver lo que duran las inscripciones jaja

+ Web de la prueba

+ Fotos Ezaballa Goes (1 | 2)
+ Fotos Quim Farrero
+ Fotos 42195



No hay comentarios:

Publicar un comentario